El acogimiento familiar

La prioridad de que los niños y niñas se desarrollen en un ambiente familiar es una de las cuestiones de mayor consenso legal, científico y profesional, que han convertido esta opción en la medida de protección privilegiada y priorizada por la ley desde 1987; en caso de separación del niño o niña de la familia de origen, el recurso alternativo de primera elección debe ser el acogimiento familiar.

El acogimiento en familia ajena tiene como finalidad proporcionar a aquellos niños y niñas que no pueden convivir con su familia de origen y no son susceptibles de adopción, una alternativa de convivencia familiar temporal para que puedan desarrollarse en una familia, en tanto la suya recupera sus condiciones protectoras, manteniendo el vínculo con su familia de origen.

Buscar un hogar para estos niños y niñas supone el inicio de un proceso en el que el apoyo y la asistencia técnica  a las familias acogedoras se convierten en el elemento clave para  que el proceso de acogimiento tenga lugar con éxito.