Atención directa a la infancia y adolescencia

Protegemos a la infancia fortaleciendo familias.

Proteger a la infancia significa garantizar sus derechos, su adecuado desarrollo y la satisfacción de las necesidades de niños, niñas y adolescentes.
Para ello, en Meniños desarrollamos programas de intervención dirigidos a las familias en situación de dificultad social, para que conserven o recuperen sus condiciones protectoras.
Cuando esto no es posible, buscamos entornos familiares alternativos: familias acogedoras o adoptivas, que eviten el traslado de niños y niñas a los centros de protección.

Además, procuramos la activación de otros recursos sociales y comunitarios que ayuden a los niños, niñas y adolescentes a construir su futuro, potenciar su vínculo con su entorno originario y favorecer su ciudadanía activa, garantía de una sociedad cohesionada y solidaria, con capacidad para crecer de forma sostenible y equitativa.